dimecres, 26 de maig de 2010

Cous-cous expres infantil (también para niños-as adultos)

Bismilah.
Salam.
Ayer mi hijo Yassín me reclamaba, volviendo de recogerlos de la escuela: "Mami cuando vas a preparar cus-cus? ¡nunca nos haces cus-cus! pero con "carneta" , ¿eh?"
Yo me quedé un poco sorprendida por que cuando preparamos cus-cus, ellos nunca quieren comer...Me dió alegria y me ilusioné pensando: Couscous =garbanzos+verduras...je,je,je, esta es la mia...Pero tampoco voy a darme todo el trabajazo de prepara un super cus-cus para que luego no se lo coman...y quien se lo tendrá que comer aunque le salga por las orejotas?? mami...
Esta mañana he ido a comprarles unas pechugas de pollo a la carnicería halal del pueblo.
Hacer Cous-cous es muy sencillo aunque parezca lo contrario. Lo único que pasa es que lleva diferentes procesos, que si no te organizas en el orden de elaborarlos, pués terminas hasta los codos de bolitas de cucs-cus y trastos en el fregadero y fogones ocupados...
Me he fijado en mis conocidas marroquís que cuando van a preparar cus-cus, se juntan unas cuantas...Bueno la veradad es que ellas se juntan para casi todo, y reconozco que es algo que envidio de su cultura. Se visitan muy a menudo, se ayudan unas a otras limpiando la casa, cocinando, cuidando los niños. Es muy raro encontrar una mujer marroqui que no se relacione estrechamente y a diario con sus compatriotas...También tienen sus desencuentros que aunque a veces demasiado vistosos para nuestra forma de entender, terminan igual de rápido que empezarón...
Bueno yo no iba a escribir sobre esto, pero aprovecho por que me a venido y me parece muy bonito.
Sobre el tema de la solidaridad marroquí. Por ejemplo hay una mamá marroqui, Aicha, que cada dia se hace su kilometro(1000 metros) andando para llevar a su hija a una escuela cerca de la mia... mas un kilometro de vuelta a casa. Mas un kilometro de ida a recogerla , mas otro kilometro de vuelta con la niña a casa. Total 4 kilometros.
Yo me la encuentro muchas veces por el camino, cuando voy a llevar o recoger a mis hijos con el coche. Siempre me paro y la termino de llevar. Ella habla muy poco español y yo mi mini champurreo de àrabe, así que ya os podeis imaginar las conversaciones que tenemos durante el trayecto...El otro dia cuando dejamos a los niños en el cole la recogí y la acompañe a su casa. Ella por descontado insistió en que subiera a desayunar con ella. Subimos, me hizo pasar a sentarme en el sofà, eso si enseguida la tele con canales àrabes encendida...Estaba su hija adolescente, y su bebé de 7 meses(Tiene 7 hijos!). Me atendió  toda cortesia y simpatía ella, super humilde. Prepró un buén te con hierbabuena,café con leche, pan marroquí calentito, aceitunas negras, aceite de oliva, "rghaif", una especie de crepes muy ricos marroquís, mantequilla...Y mira que yo llevo ya un mes y medio sin provar mantequilla, ni grasas, ni pan blanco, ni azúcar...Alhamdulillah, todo estaba buenisimo! Estuvimos jugando con el bebé, riendo.Y me fuí con muy buena energía, anímica y física!!
Cuando le comenté que debía marcharme para preparar pan que tenía encargado, ella se ofrecía a venir para que ella amasara la harina mientras yo metia el pan el horno...Jo! pensé, que sencillez y humildad...Cuando regresaba a casa pensaba, me hubiera encantado que se viniera, ay, que ganas de volver a visitarla. Y sensación de llegar a cas y ver a tu vecina que te mira de reojo, y que solo te saluda escuetamente cuando se te choca de cara...


Pués por eso, de ahi venía lo del cus-cus, que basta que una señora marroquí diga delante de sus amigas: "voy a hacer cus-cus el viernes", que salten almenos dos diciendo: "yo traigo mi cuscusera que es mas grande y otra el plato(el cus-cus se come en un plato grande compartido)...Y se juntan , se arremangan, se gastan bromas, se rien, se baila, se canta...Una remueve, la otra vigila la otra olla, etc...
Eso es lo que me gusta, y cuando estás con ellas se te pega un poco de esa energia femenina tan intensa, aunque a largo plazo ya supera mis revoluciones energeticas por minuto, ja,ja! pero de tanto en tanto es todo un gusto...
Si un dia os invitan a alguna fiesta de señoras marroquis, id!! Cambiareis vuestra opinion radicalmente, no dejeis escapar la oportunidad!!

Bueno pués lo del cus-cus exprés infantil:
Les he preparado el cus-cus. La mayor no ha querido ni probar(ya me lo temia, asi que tenía un plan B) y el pequeño se ha comido el cus-cus el pollo y "5 garbazos eh, mami?", y nada de verduras.
Pués si mamí como siempre termina de limpiar los platos comiendose las sobras....Alhamdulillah!

Este  cus-cus que he preparado es un cus-cus muy, pero que muy básico. Existen mil tipos de cus-cus a cada cual mas elaborado y con mas o menos ingredientes.
Igual que en España las paellas y los arroces...

Ingredientes

Por un lado he usado:
Dos pechugas de pollo enteras.
4-5 zanahorias pequeñas peladas y cortado en cuartos a lo largo, como bastoncitos.
Medio calabacín sin pelar cortado en cuatro a lo largo.
Un tomate maduro(si no mejor no poner), pelado, cortado por la mitad.
Si teneis tomates maduros se pueden rallar dos.
Una cebolla mediana, cortada en medias lunas, pero en trozos gruesos.
Garbanzos cocidos, dos tazas.
Sal.
Pimienta negra.
Genjibre(¿jengibre?) en polvo(o fresco rallado)
Cúrcuma molida(o polvitos de azfrán para dar color)
Un espolvoreo de canela molida.
Un chorrito de aceite.

Proceso
1.Se ponen las pechugas, cebolla, tomate rallado, garbanzos, aceite y las especias en una olla a presión.
Se cubre con agua.
Se cuece(a partir que la olla hace ruido) 15 minutos.
Apagar.
Esperar a que baje la presión y abrir la olla.

2. Añadir las verduras a la olla, mirar que estén en contacto con el caldito. Empujarlas un poco para sumergirlas.
Añadir mas agua si hace falta.
Poner las mas duras mas abajo que las que cuecen mas rápido.
Cocer 5 minutos(desde de que la olla haga ruido por la presión).

3.Apagar el fuego, abrir cuando baje la presión.

Después de este proceso. Preparar el cus-cus

Poner un vaso y medio de cus-cus en un bol.(esta cantidad dará para 2-3platos infantiles)
Añadir en seco, un chorritin de aceite y un pizca de sal.
Remover.
Este aceitito es para que el cus-cus quede suelto y no apelmazado como una "pastarada".
Añadir agua tibia, y a partir de aquí seguir segun instrucciones de la marca de cus-cus que tengais.
Dejar que el cus-cus absorba el líquido y se inche.
El cus-cus se puede cocer al vapor, mejorando muchisimo el sabor y textura y volumen. Lleva mas tiempo.

Montar el plato

Coger la cantidad necesaria de cus-cus para un plato.
Crear una "montañita" en el centro del plato.
Hacer un hoyito en la parte superior de la montaña, como si fuea un volcan.
Hechar garbanzos en el medio del "crater del volcán".
Deshacer un poco la pechuga cocida con los dedos y poner un poco encima de los garbanzos.
Colocar las verduras verticalmente apoyadas en los costados del "volcan", de forma estetica y repartida equilibradamente.
Espolvorear con canela en polvo.
Comerlo con cuchara.
Un trocito de verdura con un poco de cus-cus, un trocito de pollo con una verdurita etc...
Y ya está.
Bon profit!
Saha!

10 comentaris:

  1. me encanta el cous-cous y el tuyo tiene un aspecto fabuloso. Respecto a las señoras marroquñis, totalmente de acuerdo. En todos los países islámicos en los que he estado me han tratado de lujo y su sencillez, humildad, amabilidad y hospitalidad es lo que me tiene enamorada de su cultura. Desafortunadamente aquí no es fácil conectar con ellas, no nos relacionamos demasiado (ni las islámicas, ni las no islámicas), y a mi me encantaría, porque hay tanto que aprender...me ha encantado tu entrada de hoy, un abrazo

    ResponElimina
  2. Gracias Intxaurtsu.! Si yo ñoro esa sencillez de juntarse, compartir...Porque será que aqui nos cuesta tanto...Te apetece un tecito?
    Un mega super abrazo

    ResponElimina
  3. Yo en casa hago un cous cous, pero con pollo y cebollita muy de andar por casa jeje... pero rico! me gusta mucho!

    Tiene que ser difícil encontrarse en un país donde no es el tuyo, pero ya no por cambiar el nombre de donde se vive, si no por la costumbre de la gente... aquí la hospitalidad se está perdiendo y es muy triste, yo recuerdo cuando era pequeña cuando aun los vecinos no eran personas extrañas si no formaban parte de la ¨familia¨ y entre todos se ayudaban, hoy en día la cosa esta cambiando y es culpa de todos! creo que se vive por encima de las posibilidades, y muy lejos de la realidad... lo lamentaremos, porque esta vida lo más bonito, es vivirla que solo tenemos una y no perder el contacto y meterse en una burbuja hinchable y no ver mas allá, si no mirar de reojo al de al lado... la desconfianza gana terreno y tendría que ser LA ETERNA PERDEDORA...

    Vaya lo siento por el tocho! pero me has inspirado...

    Un abrazo gigante de osito ;)

    ResponElimina
  4. Cuinera gracias por el bello "tocho", para mi es un honor inspirarte...Pasate también siempre que quieras, con confianza...je,je. Y nos tomamos unos tecitos ricos...je,je.
    Un abrazazozo de super oso.

    ResponElimina
  5. Uhmmm... qué rico! ni te imaginas lo que me gusta. En cuanto a lo que cuentas de las relaciones es el precio que pagamos por tanto bienestar. La España de antes era así. Las puertas siempre abiertas. Si una vecina iba a comprar la otra se quedaba con los críos. Si una estaba enferma las otras la atendían a ella y a su familia. Si una familia pasaba necesidades, las demás siempre andaban pasando cosillas: este abrigo que se le ha quedado pequeño a los míos a ver si te apaña... mira, te traigo unos tomates y unas lentejas... y así con todo! con el bienestar hemos abusado de la "intimidad" la cual reclamamos como si fuera "libertad" pero realmente se trata de "soledad" ... en el mundo islámico esta amistad_solidaria está mucho más arraigada que la nuestra por lo que no se deteriora con el pasar del tiempo. Es más, creo que cuando uno vive fuera de su país de origen se apoya más en sus compatriotas. Es una manera de mantener la melancolía a raya:-)

    ResponElimina
  6. Esta soledad se saborea en primera fila cuando tienes hijos por que es cuando te das cuenta de que con dos manos , o cuatro, el papa( En mi caso he estado mucho tiempo solo con dos..), no das a basto y es cuando hechas en falta el resto de la "tribu" sin tener que sentir que "molestas o invades"...Alhamdulillah, este es el momento en que nos ha tocado vivir y en nuestras manos está elegir como...Besotazo!!

    ResponElimina
  7. ¡qué razón tienes! en nuestras manos está eligir el cómo queremos vivir. Podemos cambiar muchas más cosas de las que pensamos... y ahora,me voy a dormir que estoy cansadísima. Lucas vuelve a estar malito (un rebrote nos ha dicho el doctor) así que supongo que esta noche va a ser un poquito larga:-)

    Un beso a tus patitos y buenas noches,

    ResponElimina
  8. Hola Maryam,
    Me he leído tu entrada de cuscús (¡me valgo de la ortografía a la castellana!) y todo el hilo que ha generado, con el tema secundario (¿o primario?) de la solidaridad entre mujeres-familias en nuestra(s) cultura(s). Y me han encantado tanto las ideas culinarias como el debate. En las capitales castellanas el fenómeno de la "pseudointimidad" es similar al que habéis comentado. La gente de más de 40 te comenta que en su niñez el rellano de la escalera era otra cosa:Ahora es un sitio misterioso donde no se puede hacer ruido (¡te van a oír todos los vecinos!), pero antes era lugar de encuentro.
    En fin, yo de lo que estoy convencida es de que lo importante es dar; recibir, ya se recibirá si Dios quiere. Intento educar a mis dos hijas (infantil y primero de primaria) en esta idea.
    Un abrazo,
    Maite.

    ResponElimina
  9. Nunca probé el cus cus, pero aquí , en Buenos Aires, Argentina , está hace unos años muy de moda por los que estimulan volver a comer lo mas sano y natural, Por sobre todo los médicos naturistas se lo recomiendan a las madres para sus niños... lo probaré. Hermoso post y a promover el encuentro entre mujeres, no hay nada igual!

    ResponElimina
  10. Hola Mariní!! el cuscus es muy facil de prepara! te animo a probar!Muchas gracias por el comentario!!

    ResponElimina